DIFERENTES – AMORES MÍNIMOS 41

Hay personas que llevan el dolor marcado en el rostro. Él era una de ellas. Casi todos los demás, podían disimular, ocultar los restos del naufragio. Él no. No ignoraba su verdad. Tampoco era ajeno a la barrera de silencio que provocaba su presencia. Así, como podía, caminaba la vida sorteando ese estigma. A pesar …

Sigue leyendo DIFERENTES – AMORES MÍNIMOS 41

NUBE Y ÁRBOL – AMORES MÍNIMOS 33

Érase una vez una mujer que quería ser nube. Cuando veía que el cielo se encapotaba y la tormenta estaba próxima, subía al tejado del edificio y dejaba que sus compañeras nubes le abriesen paso en el cielo. Y volaba. Alto, volaba. Desde el cielo tupido descubría el perfil de su ciudad, recorría campos cercanos, …

Sigue leyendo NUBE Y ÁRBOL – AMORES MÍNIMOS 33

LA BALA – AMORES MÍNIMOS – RELATO 28

Un, dos, tres. Ya. No hay vuelta atrás. Los ojos se cierran por el impacto. En la oscuridad percibe la velocidad de la bala al salir de la recámara. Instantes de nada, preludio del final. Breves momentos de vida para ese hombre que camina delante, tan solo a unos metros, ignorante del recorrido preciso de …

Sigue leyendo LA BALA – AMORES MÍNIMOS – RELATO 28

LA MUJER QUE NO TENÍA CORAZÓN – AMORES MÍNIMOS – RELATO 27

Érase una vez una mujer que no tenía corazón. Su amor había partido hacia un país lejano y el regreso fue postergándose. En ese largo tiempo una cavidad había ido horadando su pecho, día a día y centímetro a centímetro se había hecho más y más grande. La mujer ocultaba la deformidad de su cuerpo, …

Sigue leyendo LA MUJER QUE NO TENÍA CORAZÓN – AMORES MÍNIMOS – RELATO 27

LOS ZAPATOS ROJOS – AMORES MÍNIMOS – RELATO 26

En aquella ciudad remota todos se mueven con dificultad. Los pies parecen pegarse al suelo en cada paso. Cada pisada conlleva un arduo esfuerzo. Ella, una mujer, la extraña, camina lentamente por un estrecho callejón de la desvencijada ciudad. Un gris amarillento parece entonar los muros de piedra de cada casa, de cada tienda, de …

Sigue leyendo LOS ZAPATOS ROJOS – AMORES MÍNIMOS – RELATO 26