DETENTE, OLVIDO. UN INICIO PARA UNA NOVELA EN MARCHA

No veo a nadie aunque estoy rodeada de gente. Sólo siento que el sol, intenso y abrasador, me atraviesa. Parece concentrarse en mi cuerpo y negarle el pensamiento, la emoción. No siento nada. Nada. Únicamente calor. Mi cuerpo arde y se mantiene en pie por un efecto inexplicable. Porque realmente mis manos, mis piernas, mi …

Sigue leyendo DETENTE, OLVIDO. UN INICIO PARA UNA NOVELA EN MARCHA