EL OTRO – AMORES MÍNIMOS

474

 

Esas mañanas de sábanas blancas y aroma de primavera.

Esos momentos en que no eres nadie ante el otro, en que el otro no es nadie ante ti, dos mundos extraños que se acercan y sueñan.

Esa luz que nace a lo lejos en amaneceres que no terminan de llegar.

Esa mirada que se asoma a la tuya y pregunta en silencio.

Esa respiración que agota el tiempo, que se cruza con el latido extraño de tu recuerdo.

Esa sensación de haber vivido un momento otras veces, en otra vida, en otro espacio.

Esa luz que deja el eco de una palabra apenas susurrada.

Esa hermosa verdad de descubrirse en el otro.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s