EL GOYA Y LOS TACONES

goya

30 metros pueden suponer un esfuerzo mayor que 30 kilómetros.

Los pies se mueven a un lado y a otro. Bailan en el hueco entre el asiento que ocupo y la butaca de delante. A un lado el pasillo. Siempre se ha rumoreado que si estás en el pasillo tienes todos los ases en la mano para ser uno de los nombrados. Será una leyenda.

Una de las cámaras se acerca y las palpitaciones aumentan. El presentador dice un nombre. Los pies frenan su baile.  Tú no sabes si tú eres tú, o estás suplantando a alguien. No distingues la realidad de la ficción, quizás todo esto es un decorado, a lo mejor una confusión, puede ser que estés viviendo una de las películas que te gustaría hacer.

Hay que arrancar del asiento y los pies se han paralizado, sientes debilidad en las piernas y mucha luz alrededor, demasiada luz. Atisbas sonrisas alrededor mientras arrastras los pies como si no fuesen tuyos, como si moles inmensas de piedra hubiesen ocupado su lugar. No sabes andar con tacones y eres demasiado consciente de que no sabes andar con tacones. Hay 30 metros por delante. 30 metros y puedes torcerte el pie, el tacón es alto, demasiado alto. Cambiarías esos tacones por unas chancletas si pudieses porque tienes el convencimiento de que te vas a caer. Presientes el objetivo de una cámara en la nuca. Una mala pisada, una caída y esa cámara grabará cada segundo de tu cuerpo desmoronándose al pie de la rampa que han colocado este año para subir al escenario. Esa rampa es el Everest y tienes que subir el Everest con los tacones que en cualquier momento pueden partirse en dos y entonces  rodarás y te llevarás por delante esa cámara que presientes tan cercana. Y subes y aunque avanzas, ves a la presentadora cada vez más lejos, va empequeñeciéndose metro a metro. Y parece que tu cuerpo no responda a tu esfuerzo, inmenso, por subir y por hacerlo deprisa. Las moles de granito de tus pies parecen haber tomado el mando del resto de tu cuerpo. Los músculos responden lentamente, sometidas al esfuerzo de la subida (el Everest es mucho Everest) y de la mole de piedra de los pies que parece anclarte en el suelo e impedir el avance. Cada metro es un reto.

Subes con un esfuerzo ímprobo y, una vez en el escenario, los pies parecen volver a su sitio. La presentadora te cuchichea que seas breve y te das cuenta de que en el trayecto de esos 30 metros/kilómetros, no has podido pensar nada más en los tacones y en la mole de tus pies y que ahora la cabeza tiene que ser rápida, como no lo han sido los pies en la subida. Y, como si alguien dictase las palabras que dices, van surgiendo rápidas las ideas que tantas veces has pensado, se plasman en un par de frases de agradecimiento y de petición de apoyo al género documental. Y, acompañada del jefe de producción del cortometraje, que ha seguido tus pasos como ha podido, respiras hondo porque vuelves en ti. Los tacones ya no importan. El Everest queda atrás y sientes un enorme alivio acompañado de una alegría inmensa. Ahora saldrás de allí a celebrar con el equipo. No sabes que aquello no ha acabado, que abandonarás el escenario, entrarás en un ascensor y te llevarán por un pasillo al espacio de prensa y que allí los focos volverán a inundarlo todo y que aún tardarás un rato en dar un abrazo a los tuyos y al equipo y a celebrar.

Pero los pies, ya sientes los pies. Ya eres tú y nada importa, ni caerse de los zapatos de tacón. La estatuilla parece volar en tus manos mientras atraviesas pasillos y flashes.

Dedicado a los compañeros del cine, especialmente de las categorías de cortometraje que hoy tienen los nervios de saber si subirán o no a recoger un Goya. Recordando una ceremonia de hace unos años, cuando “Confluencias” ganó el Goya al Mejor Cortometraje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s