CRÍMENES MÍNIMOS (RELATO 2 – LA SOPA)

 
 
 
 
La sopa, servida en los platos, se enfría encima de la mesa.
 
 
Los cubiertos se alinean perfectamente sobre el mantel, limpio y blanco con diminutos cuadros verdes.

 

La mesa, pequeña y redonda, se sitúa al lado de una terraza que se asoma a una calle estrecha de edificios parejos.

 

Un rayo de sol atraviesa el cristal y enfoca el fondo de la sala, iluminando una silla situada en un extremo. Sentada en ella, una mujer llora y llora inclinada sobre su cuerpo hasta que, de repente, levanta la cabeza, se estira, retira un mechón de pelo que cae sobre su frente  y roza levemente con su mano el moratón que recorre su mejilla derecha. Al hacerlo, su rostro se pinta de sangre.

 

La mujer vuelve a mirar al suelo. El granito está teñido de color rojo, vivo y brillante por el sol. La mancha se extiende a lo largo de varias baldosas y llega hasta el torso de un hombre que, tumbado, con el cuerpo retorcido, los ojos en blanco y la boca extrañamente abierta, llena una buena parte del espacio de la sala.

 

La mujer se levanta con cierta dificultad, camina hacia la mesa, levanta en el aire la sopera y sujetándola con las dos manos, camina en dirección a la puerta de la cocina. A paso lento, parece dirigirse hacia la nevera.

 

Al atravesar la habitación tropieza con el mango de un cuchillo de cocina de tamaño mediano.

 

El sol y la sangre quedan solos, acompañándose, en el salón familiar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s