LA HUIDA – AMORES MÍNIMOS 34

alicante y benidorm 127

Iba deprisa para no mirar atrás. Vestía ropajes de viento. Jugaba a elevarse y tocar estrellas.

Corría. Vagaba. Daba vueltas en norias. Subía y bajaba de toboganes y montañas rusas.

Quería darse el tiempo. Darse el capricho. Darse.

Conocía su verdad y huía. De nubes y sombras. De montañas de tristeza. Del ayer. Del hoy.

Huía. Corría. Sin destino. Sin descanso.

Pero sabía bien. Sabía.

Sabía que la mirada de él no se detenía en su camino. Que no palpaba la lluvia en el filo de sus pestañas. Que no buscaba sus pisadas en la arena del atardecer.

Sabía.

Y transformaba esa distancia en vértigo, y luego huida.

Aunque la huida siempre le devolvía a esa acera de la calle de la vida en la que era invisible para él.

Allí terminaba y empezaba su viaje.

2 comentarios en “LA HUIDA – AMORES MÍNIMOS 34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s