POEMAS Y SORBOS DE VIDA, LEOPOLDO MARÍA PANERO

•marzo 8, 2014 • Dejar un comentario

Al borde del camino, poemas y sorbos de vida.

¿Dónde está el límite de la cordura/la locura? ¿Qué vuelta de tuerca provoca el desajuste con esa “normalidad” convenida, tan discutible? ¿Una inteligencia deslumbrante puede llevar a fijar la mirada en las sombras del paisaje, en las sombras de la nada? ¿Qué conduce a alguien extraordinariamente lúcido a vivir gran parte de su vida entre los muros de psiquiátricos?

Miedo y morbo parecen ir de la mano de los males psiquiátricos. Parecen provocar pavor y, a la vez, una atracción compleja hacia “el distinto”: ¿qué causas le han llevado ahí? ¿cómo se llegan a cruzar los límites, frágiles, del equilibrio?

Las heridas de la infancia, de la familia, de un país que dejaba atrás una dictadura, de una sociedad que necesitaba cambios radicales en tantas cuestiones.

Las heridas.

Tres hermanos y una madre. Danzando entre las sombras del pasado. Danzando en el borde del precipicio de un futuro que se aventuraba sombrío.

Dos películas. “El desencanto” de Jaime Chávarri. “Después de tantos años” de Ricardo Franco. Una familia, los Panero, en 1976. La misma familia en 1994.

Dos directores que se acercan a dos momentos de vida de estas personas. A las sombras que se ciernen en el momento de juventud de los hijos, en un primer momento. A la filmación de los terremotos emocionales de la madurez, en la segunda película.

“El desencanto”. Gran título. Quizás ahora que vivimos la espiral del desencanto de los desencantos, podemos entender, con la perspectiva del tiempo además, la historia terriblemente dramática de los Panero. Nuestra historia.

La muerte de Leopoldo María Panero cierra la historia familiar. No hay descendientes. Punto y final. La nada.

La historia de esta familia ha atravesado los últimos cuarenta años de la historia de nuestro país. Sobre los Panero queda su obra literaria y películas. Versos e imágenes que son documento y que también rozan en muchas secuencias la poesía. Quizás este punto y final coincide con un momento en que un ciclo histórico se apaga.

Leo noticias sobre el fallecimiento del poeta. En un gran porcentaje la información incluye la denominación de “poeta maldito”. ¿Quiénes son los “malditos” y también quiénes son entonces los poetas “benditos”? ¿Por qué la utilización de esa palabra que sitúa al autor en los márgenes?

Leopoldo María Panero, nos deja la lucidez de sus versos. Blancanieves se despide de los siete enanos. Está en venta el jardín de los cerezos.

Descanse en paz, poeta.

BLANCANIEVES SE DESPIDE DE LOS SIETE ENANOS

Prometo escribiros, pañuelos que se pierden en el horizonte, risas que palidecen, rostros que caen sin peso sobre la hierba húmeda, donde las arañas tejen ahora sus azules telas. En la casa del bosque crujen, de noche, las viejas maderas, el viento agita raídos cortinajes, entra sólo la luna a través de las grietas. Los espejos silenciosos, ahora, qué grotescos, envenenados peines, manzanas, maleficios, qué olor a cerrado, ahora, qué grotescos. Os echaré de menos, nunca os olvidaré. Pañuelos que se pierden en el horizonte. A lo lejos se oyen golpes secos, uno tras otro los árboles se derrumban. Está en venta el jardín de los cerezos.

Leopoldo María Panero

CLERMONT-FERRAND, UNA LECCIÓN DE CINE

•febrero 6, 2014 • Dejar un comentario

Hace sol en Clermont- Ferrand y eso es nuevo. La nieve bordeando las calles ha sido siempre una constante en los años que llevamos caminando la ciudad en estas fechas de febrero en las que todos los años se celebran el festival y el mercado internacional de cortometrajes de Clermont-Ferrand.

Está ciudad, situada en el centro de Francia ha conseguido atraer la atención de todo el mundo durante unos días, habitualmente duros, de su invierno. Este año más de 2.000 profesionales acreditados (directores de festivales, programadores, compradores, productores…). Si alguien quiere aprender como funciona el cortometraje, su difusión y distribución en los diferentes países, puede hacer un Master enClermont- Ferrand estos días.
Pasear por las proyecciones de Clermont-Ferrand es ver una población local entusiasta volcada en el festival, educada en el valor de la cultura, en la importancia del cine y del cortometraje como género y para descubrir nuevos valores del cine, además de profesionales de todo el mundo presentando y asistiendo a las salas para descubrir nuevas películas que quizás, una vez vistas aquí, viajen a festivales de todo el mundo. Un gran festival es una referencia, un icono cuyo catálogo diseccionan y siguen profesionales de todo el mundo.
Un gran festival, además de nutrir el apetito cinematográfico de sus espectadores, nutre de clientes hoteles, bares y servicios, incrementando actividad y beneficios de muchos negocios que nada tienen que ver con el cine. Es francamente difícil conseguir hotel en Clermont-Ferrand cuando se acercan las fechas del festival, por ejemplo.

El cortometraje es una película corta. Igual que el
largometraje necesita de un presupuesto, un equipo, un proyecto bien armado… En definitiva una buena producción que sepa realizar la mejor película posible con el presupuesto disponible. Con todas sus características específicas, un cortometraje no es un juego, cuando se realiza de forma profesional el resultado es una película que, como cualquier producto de cualquier empresa, precisa de una buena distribución para recuperar la inversión realizada y conseguir beneficios para reinvertir en nuevas producciones.

El mercado internacional de Clermont Ferrand sirve para poner en contacto a todos los agentes involucrados en la distribución de cortometrajes. Es un mercado necesario que contribuye a la profesionalización de un sector del cine que, equivocadamente, algunos, poco informados, pueden entender como “un grupo de amigos jugando con una cámara a hacer una película”. Los cortometrajes que se distribuyen en Clermont no pueden estar más lejos de esta errónea idea. El cortometraje es una película y como tal es tratada en este festival que lleva 36 años descubriendo al mundo el valor del corto. Toda una lección de cine.

UN OSCAR, UN CORTO

•enero 25, 2014 • 2 comentarios

Cartel-corto

Hay muchos cineastas de enorme valía en España. Muchos. Quizás no encuentran el eco que merecen, envueltos en las nieblas de crisis, cambios tecnológicos, nuevas formas de ver el cine, que aunque cada vez se consume más, se hace de manera diferente y, en parte, sin revertir en el sector lo que debería ser justo.

El sector del cortometraje es el mejor ejemplo. Lamentablemente el público general apenas tiene oportunidad de conocer la calidad de las películas de formato corto en España, tampoco el enorme éxito que obtienen nuestros cortometrajes en festivales internacionales. Hay cortometrajes visitando los certámenes de los cinco continentes y ganando premios muy importantes gracias, en primer lugar, al trabajo de los equipos de los cortos, que realizan películas diversas en género y en propuestas narrativas y estéticas, también a un esfuerzo intenso de distribución en festivales y eventos cinematográficos. Hay una inmensa creatividad que cuenta con escasas ventanas de proyección, apenas encuentra hueco en los medios de comunicación y, sin embargo, continúa produciendo películas de calidad que viajan a lo largo del mundo sorprendiendo a muchos espectadores más allá de nuestras fronteras.

Hace ya unos años leímos un guion que encerraba una historia breve que se desarrollaba en una escalera de vecinos. Aparentemente sencilla, bien construida, necesitaba que el guionista que, también iba a ser el director, la dotase de una buena puesta en escena. Al cabo de un tiempo, el guion había convertido en una película corta: “Siempre quise trabajar en una fábrica”.

Trabajar en promoción cinematográfica es un lujo, te permite ver crecer la trayectoria de muchos compañeros. Así, hemos tenido oportunidad de seguir la evolución de muchos cineastas del cortometraje, también de Esteban Crespo, el director y guionista de “Siempre quise trabajar en una fábrica” que ha continuado poniendo en pie nuevos proyectos de cortometraje a lo largo de los últimos años y ha rodado “Amar”, “Fin”, “Lala”, “Nadie tiene la culpa” y “Aquel no era yo”, este último ha conseguido más de 100 entrevistas en la prensa en los últimos días a partir de conocerse su nominación al Oscar 2014 a Mejor Cortometraje de Ficción.

Esteban y su equipo ha ganado esta nominación a pulso, plano a plano, con un trabajo intenso desde hace muchos años. Muchos cineastas españoles trabajan, secuencia a secuencia, una filmografía estupenda que no logra, sin embargo, el reconocimiento que debería tener. Pero, es emocionante cuando alguien lo logra. ¡Qué alegría para todos que “Aquel no era yo” sea la representación española en los Oscar! Como también fueron estupendas las nominaciones años atrás de “Esposados” de Juan Carlos Fresnadillo (1996); “7:35 de la mañana” de Nacho Vigalondo (2005); “Binta y la gran idea” de Javier Fesser (2007);”Éramos pocos” de Borja Cobeaga (también 2007)y, en animación, “La dama y la muerte” de Javier Recio (2010).

“Aquel no era yo” ha llegado a la nominación por sus propios méritos y con más de 90 premios en festivales nacionales e internacionales en su haber. Ahora, como hacen todos los candidatos en Hollywood (nos guste o no, es así), tiene que hacer promoción en Estados Unidos, una buena campaña, planificada, intensa, en la que Esteban y su equipo tendrán que invertir todas sus energías y que requerirá todos los apoyos posibles.
El cine español dedicó un aplauso emocionante a Esteban Crespo y a la candidatura de “Aquel no era yo” en la reciente Fiesta de los Nominados de la Academia de Cine. Ojalá este director y su equipo sigan contando con un apoyo tan entusiasta durante esta travesía emocionante y difícil que van a realizar durante este mes y poco que queda para la entrega de los Oscar.

“Aquel no era yo” puede ganar. También puede no hacerlo. Sea cual sea el resultado el próximo 2 de marzo, lo que está claro es que ha llegado muy lejos y que esto no solo es positivo para el equipo del cortometraje, lo es para el cine español. Hay que celebrarlo. Hay que apoyarlo.

Toda la suerte a “Aquel no era yo”. ¡A por el Oscar!

EL REGALO

•enero 6, 2014 • Dejar un comentario

cajas-de-regalo-rojas-7-x-5-1-x-2-1-cm-por-12_01

Me gustaría regalarte el tiempo
la brisa de las nubes al comienzo de la primavera
el amanecer en mares de peces y conchas de colores
Me gustaría contemplar tus manos
al abrir cajas rojas
muchas cajas rojas
llenas de sonrisas
habitaciones de infancia
y roscones de recuerdos bellos envueltos en trufa y nata

Quisiera verte desenvolver los lazos del silencio
y encontrar en los rincones de envoltorios
la palabra
la caricia
una estela señalando caminos
azules, violetas, naranjas,
entre las nubes y el miedo

Me gustaría
contemplar el reflejo de una madrugada de ilusión
detrás de los cristales de tus gafas
Quisiera
que pronto tornen para ti en días soleados las tempestades
y que antes
mucho antes
de que llegue el verano de la vejez
caminen tus pies despacio
casi flotando
entre arena y sal
Regalarte la alegría de la ola cuando arremete contra las orillas del tiempo

Me gustaría decirte
Quisiera verte

Me gustaría
Quisiera

BRINDIS

•diciembre 31, 2013 • 1 Comentario

TANGER Y MIJAS 213

Brindemos
por la luz del anochecer en aquel verano de los sueños
por el oleaje de tu mirada cuando levantas la vista
y te sorprende el color de la luna,
el paisaje del desierto más allá de las laderas,
o mi sonrisa
que desplaza el viento de tu nuca
mientras luce el sol
y tras la ventana se derrite la nieve

Brindemos
por este momento
que el ayer no existe
y el mañana solo es enigma
sombra alargada

Brindemos
por los que, pacientes, nos llevaron de la mano un tramo del camino
por las puertas derribadas
esas que en nuestra memoria
lucen aún su madera reluciente y recién talada
Por aquellos, pocos, que contemplan a nuestro lado el presente
danzan en sueños de azules intensos
tejen mantas de lana roja cuando el frío arrecia
y aunque la pesadilla esté más cerca que el suave descanso
navegan con nosotros mares en la densa niebla

Brindemos
Porque hoy es hoy, simplemente
Y hoy estás
Y hoy estoy
Somos
Porque entre tu mirada y la mía
saltan a la pata coja estrellas de algodón, azúcar y chocolate
y como esos niños que siempre regresan,
bailamos

Brindemos, amor, brindemos

QUIZÁS – AMORES MÍNIMOS 38

•diciembre 16, 2013 • 2 comentarios

IMG_1297

Quizás era demasiado pronto
O el tiempo había consumido cualquier posibilidad, quizás

No sabía
medir los gestos
Aguantar
la palabra
Ahuyentar
la tentación del abrazo

No sabía

Quizás
era su palabra

No sabía leer tiempos ni relojes
aunque dibujaba minutos
flotando entre estrellas
esas que, por cientos,
lucían airosas
en un pedazo de cielo
justo a la derecha
de la esquina añil de su tejado

Quizás, él
Quizás, atraviese el camino
Quizás, tras esa nube
Quizás, la tormenta
O un sol
amarillo
grande
iluminando el sendero

Quizás, él
bailando entre las gaviotas
Quizás, él con ella
bailando
entre la luna y el tiempo

Quizás

FRÁGIL – AMORES MÍNIMOS 37

•noviembre 18, 2013 • Dejar un comentario

IMG_0868

Era frágil y lo ocultaba
Quería ser piedra y era una simple gota de lluvia evaporándose con el sol de agosto
Le hería un suave soplo de viento en la nuca, pero levantaba la cabeza a la luna
Buscaba la luz de los versos, mientras recibía la puñalada del desencuentro
No sabía fingir, pero se convertía en portentosa actriz para elevar el ánimo del otro
Era capaz de volar atemorizada si con ello suscitaba a alguien la sonrisa
Su fragilidad confundía a su fuerza, esa que solamente fingía tener

Es frágil y lo oculta
Más a él
Trata de ser ave para elevarse con él en un vuelo de siglos
Bucea en las ciénagas del estío para ver el atardecer en sus ojos
Se baña en ríos helados y sumerge sus pies en las fosas del olvido
Es capaz de trepar abetos vestidos de nieve
y esquiar por las laderas escarpadas de la primavera

Ella, ocultamente frágil,
huyendo de esa fragilidad a la velocidad del rayo
ocultándole a él
ocultando al mundo
que es tan solo una niña perdida en una casa a punto de derrumbarse
perdida
en el derrumbe

No hay ningún animal herido gimiendo detrás de la puerta condenada
es ella quien llora
llora
ocultándose de él
ocultándose del mundo
Ella, viento frágil, tentando a las tempestades.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores